De igual manera que me gusta dar largos paseos por Lund, elijo a veces deambular por Copenhague, Esta ciudad tiene tanta solera, tanta personalidad y tanta belleza, que se puede pasear por ella horas y horas sintiendo formar parte de su mundo. Por eso, cuando me preguntaron mis amigos del instituto Vipan si podría mostrar Copenhague a un grupo de colegas, dentro de un proyecto Erasmus, no dudé en decir que sí. Nos conocimos ayer en una pequeña reunión en casa de mi amigo Rolf y quedamos para hoy.

Yo les dije que viniesen con ropa deportiva y buenos zapatos, porque íbamos a caminar bastante. Quedamos en la estación de ferrocarriles de Lund, pero los trenes no van hacia Malmö, porque están trabajando en la vias, así que nos han puesto autobuses hasta Malmö y de ahí cogimos ya el tren hacia la capital danesa. Por el puente se tardan unos treinta minutos desde Malmö.

Yo me había planteado una vuelta de unos ocho kilómetros, comenzando en las estación, hacía el Tivoli, de allí a la plaza del ayuntamiento, siguiendo por Strøget  hasta la fuente de las cigüeñas y de allí a la Torre Redonda, Almorzaríamos en Ankara, que está al lado de la sinagoga, nada mas salir de la Torre Redonda y, tras el almuerzo, seguiríamos hasta Amalienborg, el palacio real. De allí iríamos andando hasta la sirenita y regresaríamos por la Ciudadela Hasta llegar a Nyhavn, con sus casas de colores y su buen ambiente.A continuación podréis seguir nuestro paseo.

El grupo me seguía a buen paso y no paré hasta llegar a la plaza del ayuntamiento. Allí comencé a explicar algo de la historia de Dinamarca: Copenhague fue fundada en 1167 por Absalón, obispo de Lund, y se convirtió en la capital de Dinamarca en el siglo XV. ¡Cuidado con las bicicletas! Alrededor de la mitad de los copenhaguenses andan en bicicleta. Esto es muy bueno para la sociedad por muchas razones, pero hay que andar atento, porque los ciclistas son bastante egoístas y pasan a gran velocidad.  

Nuestro camino desde la estación de tren hasta la Sirenita. Lo primero que vemos es el parque de atracciones Tivoli Gardens. Tivoli Gardens fue fundado en 1843 y el escritor de cuentos de hadas Hans Christian Andersen lo visitó muchas veces, al igual que Walt Disney, quien incluso encontró inspiración para su propio Disney World aquí. Dos de los parques de atracciones más antiguos del mundo se encuentran en Copenhague, Tivoli y Backen,

Lo segundo que vemos es el Ayuntamiento con la estatua de Absalón en oro en la plaza del Ayuntamiento.  El Ayuntamiento de Copenhague se construyó en 1892-1905 y fue diseñado por el arquitecto Martin Nyrop que se inspiró en los ayuntamientos de Italia, y el edificio se considera hoy en día un clásico del estilo Nacional Romántico. El diseño del ayuntamiento fue en gran medida inspirado por el Palazzo Pubblico en Siena, Italia, y el diseño de la plaza se modeló en consecuencia a la Piazza del Campo frente a ese edificio. Fijaros, dije yo, en la forma de la plaza y veréis que tiene forma de concha, la concha de la que emerge Venus en el famoso cuadro de Botticelli.

Lo tercero que vemos es Strøget, que es una zona peatonal y libre de automóviles en Copenhague. Esta popular atracción turística en el centro de la ciudad es una de las calles comerciales peatonales más largas, con una longitud de 1,1 km.

La cuarta cosa es la Rundetårn “La Torre Redonda”, que es una torre del siglo XVII en Copenhague, Dinamarca, uno de los muchos proyectos arquitectónicos de Christian IV de Dinamarca. Fue construida como un observatorio astronómico y es conocida por su escalera ecuestre, un corredor helicoidal de 7,5 vueltas que lleva a la plataforma en la parte superior (34,8 metros sobre el suelo), y sus vistas sobre Copenhague. También es importante recordar que está unida a la memoria del gran astrónomo danés Tycho Brahe, que poseía una isla que hoy pertenece a Suecia y que está sita en medio del Sund, entre La costa danesa y Landskrona.

Y aquí paramos a comer en el restaurante Ankara, buena comida a buen precio y todos quedamos felices y contentos. Pero no paramos mucho, siguiendo nuestro camino con paso firme.

La quinta cosa que ver es, según mi lista,  Amalienborg, que es la residencia oficial de la familia real danesa. La Reina Margrethe II de Dinamarca reside en el palacio durante el otoño e invierno. Consiste en cuatro fachadas de palacio clásicas idénticas con interiores rococó alrededor de un patio octogonal; en el centro de la plaza hay una monumental estatua ecuestre del fundador de Amalienborg, el Rey Federico V.

Amalienborg fue originalmente construido para cuatro familias nobles; sin embargo, cuando el Palacio de Christiansborg se incendió el 26 de febrero de 1794, la familia real compró los palacios y se mudó. A lo largo de los años, varios monarcas y sus familias han residido en los cuatro palacios diferentes.

La sexta cosa que ver es la Fuente de Gefion. Presenta un grupo a gran escala de bueyes tirando de un arado y siendo conducidos por la diosa nórdica Gefion. Está ubicada en la zona de Nordre Toldbod, junto a Kastellet y al sur inmediato de Langelinie. La fuente representa la historia mítica de la creación de la isla de Selandia, en la que se encuentra Copenhague.

La séptima cosa que ver es la famosa escultura de La Sirenita. Inaugurada el 23 de agosto de 1913, La Sirenita fue un regalo del cervecero danés Carl Jacobsen a la ciudad de Copenhague. La escultura está hecha de bronce y granito y se encuentra en el agua en el muelle de Langelinie. Fue inspirada por el famoso cuento de hadas de Hans Christian Andersen sobre una sirena que lo deja todo para estar junto a un joven y apuesto príncipe en tierra.

La octava cosa que ver es Kastellet “La Ciudadela”, también es una ciudadela. Es una de las fortalezas mejor conservadas del norte de Europa. Está construida en forma de pentágono con baluartes en sus esquinas. Kastellet estaba conectada con el anillo de murallas bastionadas que solían rodear Copenhague, pero del cual solo quedan los muros de Christianshavn en la actualidad. Dentro de los terrenos de Kastellet se encuentran varios edificios, incluida la Iglesia de la Ciudadela y un molino de viento. El área alberga diversas actividades militares, pero principalmente funciona como un parque público y un sitio histórico.

La novena cosa que ver es el Jardín de los Reyes con el castillo de Rosenborg, que es un castillo renacentista. El castillo fue construido originalmente como una casa de campo de verano en 1606 y es un ejemplo de los muchos proyectos arquitectónicos de Christian IV. Fue construido en el estilo renacentista holandés, típico de los edificios daneses de esta época, y ha sido ampliado varias veces, finalmente evolucionando a su condición actual en 1624.

Y finalmente, Nyhavn, que fue construido por el Rey Cristián V de 1670 a 1675, excavado por soldados daneses y prisioneros de guerra suecos de la Guerra Dano-Sueca 1658-1660. Es una puerta de entrada desde el mar hasta el casco antiguo en Kongens Nytorv (Plaza del Rey), donde los barcos manejaban cargas y capturas de pescadores. Era famoso por la cerveza, los marineros y la prostitución. El autor danés Hans Christian Andersen vivió en Nyhavn durante unos 18 años.

El primer puente sobre Nyhavn se abrió en 1874. Era un puente peatonal de madera temporal. Fue reemplazado por el puente actual en 1912. A medida que los barcos oceánicos se volvieron más grandes, Nyhavn fue tomado por el tráfico de carga interno de pequeñas embarcaciones danesas. Después de la Segunda Guerra Mundial, el transporte terrestre asumió este papel y el tráfico de pequeñas embarcaciones desapareció en gran medida del puerto de Copenhague, dejando a Nyhavn en gran parte desierta de barcos.

Con los pies cansados, el estomago vacío, olvidado ya el almuerzo, emprendimos la marcha de vuelta a la estación por Strøget en sentido inverso y, milagrosamente llegamos al tren y a tiempo a la cena que nos habían preparado en Lund. Y, para terminar, decir que yo también me lo he pasado muy bien con nuestras colegas.